CONTEXTO HISTÓTICO

Durante el  siglo XI época de la cristiandad en la Europa occidental surge un renacimiento espectacular en el ámbito económico, político y demográfico, en la península ibérica se vive un momento de esplendor económico gracias al hundimiento del Califato, que se convierte en reinos además divididos entre ellos, los denominados taifas árabes o andalusí, formada por nobleza de origen árabe con la descendencia de la nobleza hispano-goda , taifas bereberes y sucesores de la nobleza militar mercenarios. Los reinos cristianos disfrutaban de libertad, poder, y contaban con la seguridad con el cobro de «parias»(1) por los reinos taifas.

En pleno apogeo del siglo XI, y durante el reinado de Fernando I, nace Rodrigo (1048?) y queda vinculado a la vida del infante Sancho, probablemente Rodrigo era hijo de un noble de las frontera castellana, convirtiéndose en  persona de confianza para el infante Sancho,  esto marcará la futura rivalidad con Alfonso VI.

Fernando I de León, fue el rey más poderoso de la cristiandad , unificó los reinos del norte de la península con cierto poder ,pero cometió una  gran error a su muerte en 1065, dividió sus reinos entre sus hijos, Castilla para Sancho II, León para  Alfonso VI, Galicia para García y Zamora y Toro para Urraca y Elvira. Las diferencias entre Sancho II y Alfonso VI que desean unificar el territorio de Fernando I, provocarían un enfrentamiento entre hermanos , aquí es donde aparaece el vasallo (El Cid) de Sancho II y Alfonso VI. De fondo estaban lo musulmanes, pero el verdadero objetivo era  unificar los territorios de Fernando I.

Las fuentes historiográficas cristianas sobre Rodrigo, un siglo después de morirse, son :

 La Historia Roderici es la fuente principal de los datos que se conocen sobre la vida del Rodrigo Díaz histórico.

La Historia Roderici es la fuente principal de los datos que se conocen sobre la vida del Rodrigo Díaz histórico.

  1. La Historia Roderici (o Gesta Roderici Campidocti) es una crónica biográfica de Rodrigo Díaz de Vivar escrita en latín en el siglo XII, probablemente entre 11881​ y 1190, por un autor de la zona de La Rioja, presumiblemente najerense.2​3​4​ En todo caso la obra es la biografía más antigua del Cid y constituye la base del conocimiento actual sobre su figura. Se considera la fuente principal de los hechos del magnate castellano
  2. El Cantar del Mio Cid es un cantar de gesta anónimo que relata hazañas heroicas inspiradas libremente en los últimos años de la vida del caballero castellano Rodrigo Díaz de Vivar el Campeador. La versión conservada fue compuesta, según la mayoría de la crítica actual, alrededor del año 1200.
  3. Carmen Campidoctoris  o Poema latino del Cid, es un himno panegírico neolatino escrito hacia 11901​ que celebra las hazañas Rodrigo Díaz el Campeador en poco más de un centenar de versos sáficos y adónicos.
  4. Fuentes árabes, recogen algunas pinceladas sobre la figura del Cid.

AÑOS DE VIDA

Su origen familiar, no está clara, pero para acceder al entorno de rey debe proceder de la baja nobleza castellana , de la frontera castellana con Navarra , con cierto nivel económico. Y de alguna manera se vincula al rey, armiger regis, el que portaba el escudo del rey, conocería a Sancho, hermanos y hermanas así como el rey.  Como jefe de las tropas reales, Rodrigo participó en la guerra que enfrentó a Sancho II de Castilla con su hermano Alfonso VI de León, quien, derrotado en las batallas de Llantada (1068) y Golpejera (1072), se vio obligado a buscar refugio en la corte musulmana de Toledo. El destino, sin embargo, quiso que Sancho II muriera en 1072, cuando intentaba tomar Zamora, con lo que Alfonso VI se convirtió en soberano de Castilla y León.

Ilustración de c. 1118 de un armiger regis en el Libro de los testamentos. Rodrigo Díaz entró a servir de muy joven en el séquito del aún infante Sancho II de Castilla y podría haber sido su armígero regio, que en esa época era un escudero protocolario que llevaba la espada y el escudo de su señor en actos solemnes.

 

DESTIERROS

Alfonso VI no sólo no manifestó resentimiento hacia el Campeador, sino que, consciente de la valía de sus servicios, lo honró concediéndole la mano de su sobrina, doña Jimena, con quien se casó en julio de 1074. No obstante, unos años después, en 1081, una inoportuna expedición de Rodrigo Díaz de Vivar a tierras toledanas sin el premiso real, que puso en grave peligro las negociaciones emprendidas por Alfonso VI para obtener la emblemática ciudad de Toledo, provocó el destierro de Castilla del Campeador y la confiscación de todas sus posesiones. Al servicio de al-Muqtadir, rey moro de Zaragoza, venció en Almenar a Berenguer Ramón II (1082), y cerca de Morella a al-Mundir y al soberano aragonés (1084). En tierras levantinas continuó su lucha en solitario ampliando conquistas en torno a Valencia. Durante este período fue cuando recibió el sobrenombre de Cid, derivado del vocablo árabe sidi, que significa señor.

En 1086, la derrota de Alfonso VI de Castilla y León frente a los almorávides en Sagrajas propició la reconciliación del monarca con Rodrigo Díaz de Vivar, quien recibió importantes dominios en Castilla. De acuerdo con el soberano castellanoleonés, el Cid Campeador partió hacia Levante, donde, entre 1087 y 1089, hizo tributarios a los monarcas musulmanes de las taifas de Albarracín y de Alpuente e impidió que la ciudad de Valencia, gobernada por al-Qadir, aliado de los castellanos, cayera en manos de al-Mundir y Berenguer Ramón II.

En 1089, sin embargo, una nueva disensión con Alfonso VI provocó su definitivo destierro de Castilla, acusado de traición por el rey. Rodrigo Díaz de Vivar decidió regresar al oriente peninsular, se convirtió en protector de al-Qadir y derrotó una vez más a Berenguer Ramón II en Tévar (1090).

MUERTE

Muerto su protegido, el Cid Campeador decidió actuar en interés propio, y en julio de 1093 puso sitio a Valencia, aprovechando el conflicto interno entre partidarios y opuestos a librar la ciudad a los almorávides. El 15 de junio de 1094, el Cid entró en Valencia y organizó una taifa cristiana que tuvo una vida efímera tras su muerte, acaecida el 10 de julio de 1099. Doña Jimena, su viuda y sucesora, consiguió defender la ciudad con la ayuda del conde Ramón Berenguer III de Barcelona (que se había casado con su hija María en 1098), hasta que en el año 1101 Valencia cayó en poder de los almorávides.

 
(1) Las parias fueron un sistema tributario de época medieval por la que los reinos de taifas musulmanes de la península Ibérica del siglo XI abonaban de forma anual una determinada cantidad de dinero en concepto de parias a cambio de erigirse en una especie de protectorado a través del cual la taifa musulmana se aseguraba la benevolencia, la neutralidad y la protección del reino cristiano al cual pagaba dicha paria. Es decir, las parias eran un impuesto económico, un tributo.