Para comprender una civilización hay que amarla… LA CIVILIZACION HISPANO-ARABE, BURCKHARDTTITUS,

 

CONTEXTO HISTÓRICO

En el 711 los musulmanes del norte de África entraron en la Península con la ayuda de los partidarios del rey Witiza. En tan solo tres años se apoderaron de casi toda la península a excepción de de una pequeña franja de tierras cantábricas*(1).

Durante el Emirato Dependiente de Damasco, coexistió a lo largo de los siglos una sociedad semifeudal en torno a los antiguos señores cristianos (muladíes).

Abd al-Rahmán III fundó el Califato Independiente en 929, consolidando la etapa de mayor esplendor del Islam andalusí, reflejada en la Mezquita de Córdoba y Madinat al-Zahra.

A principios del siglo XI, las rivalidades entre grupos de poder provocaron la división del califato en los denominados Reinos Taifas, poderes locales que favorecieron el renacimiento cultural, perdiendo terreno ante los cristianos. En 1085, Alfonso VI entra en Toledo. En 1212, Navas de Tolosa, en que castellanos, aragoneses, navarros y cruzados europeos marcan el comienzo de un imparable declive del poder musulmán en la península.

EL REINO NAZARÍ

Muhammad ibn al-Ahmar ibn Nasr, miembro de un linaje residente en Arjona (Jaén), llegó al un acuerdo con Fernando II en 1246, que permitió la consolidación de un reino en el sur , con capital en Granada, desde Almería al Estrecho de Gibraltar. Pueden distinguirse tres periodos en la historia del Reino:

  • Organización y afianzamiento 1238-1325, periodo de militarismo y formas feudales, organizada en base a criterios económicos y políticos, de forma que los linajes en el poder pasaron a ser una auténtica nobleza, por encima del resto de la población. Relacionados con el poder político se  encontraban los funcionarios de Estado , y ligados a estos, los alfaquíes -interpretes del  Corán- cuya influencia tendió a aumentar.
  • Periodo de esplendor, coincide con el viaje islamizante que realizó Yusuf 1333-54 y su hijo Muhammad V 1354-91. Se inicia el ascenso de los banu al-Sarray (Abencerrajes) y banu Kumasa, linajes ligados al los alfaquíes.
  • Decadencia. En el siglo XV, los enfrentamientos familiares se vieron fomentados por la ausencia de administración territorial. En este contexto tuvo lugar la última guerra civil entre Muley-Abul Hassan y su propio hijo Boabdil, encendida por la esposa y madre Aixa para liberarse de la concubina cristiana marteña Isabel de Solis *(2)

 

CURIOSIDADES

  • La palabra castellanizada “alhambra” significa roja y ha llegado a nosotros desde dos posibles orígenes. La primera posibilidad es que el nombre ha sido acortado con el paso del tiempo e inicialmente se llamaba “al-Qal’a al-hamra” que significa “fortaleza roja”. Y una segunda opción es que sea el nombre en femenino de Abu al-Ahmar que en árabe significa “el rojo”. Abu al-Ahmar fue el conquistador de Granada (así como Almería y Málaga) reconocible por su barba pelirroja. Como rey de la taifa mandó levantar la Alhambra sobre la fortaleza que ya dominaba la ciudad.
  • Según datos de la Organización Mundial del Turismo, España ya es el tercer país que más turistas recibe del mundo, y la Alhambra de Granada ocupa el octavo lugar entre los monumentos. El turismo es una actividad que mueve a millones de personas en todo el mundo. La Alhambra recibe cada año la visita de 3,5 millones de personas. La Alhambra fue declarada Patrimonio de la Humanidad en 1984.
  • La sala de Abencerrajes, una sala sin ventanas que debe su nombre a una matanza. El linaje nobiliario de los Abencerrajes era propicio a revueltas y traiciones. Muley Hacén descubrió a uno de los miembros del clan escalando uno de los muros de la Alhambra para ver a su amada (miembro de la familia real granadina). Sin embargo, el sultán lo tomó como una afrenta y reunió a los 36 principales miembros Abencerrajes y les cortó la cabeza en la sala que hoy lleva su nombre. Se dice que los surtidores de agua de la sala se mancharon de sangre y a día de hoy todavía no ha podido ser limpiada.
  • Bajo la Alhambra hay más de 15 kilómetros de túneles y pasadizos, que algunos expertos afirman que pudieron facilitar la huida del califa en situaciones de ataque enemigo.
PARA VISITAS:
CONTACTO:
Teléfono: 958 027 971
Fax: 958 027 950
Web: www.alhambra-patronato.es
HORARIO:
De 15 octubre a 31 marzo, entrada restringida a 6.300 personas. Lunes a domingos de 8.30 a 18.00 horas. Visita nocturna: Viernes y sábado de 20.00 a 21.30 horas (sólo Palacios Nazaríes). Cerrado: 25 diciembre y 1 de enero. De 1 abril a 14 octubre, entrada restringida a 7.700 personas diarias. Lunes a domingos de 8:30 a 20.00 horas. Visita nocturna: Martes a sábado de 22:00 a 23:30 horas (Palacios Nazaríes o Jardines del Generalife).
PRECIO:
Reserva anticipada: Por teléfono: +34 858 889002 Por Internet: tickets.alhambra-patronato.es   Información grupos escolares: 958 57 51 26

*(1). Los vascos han defendido fieramente su independencia desde que existe memoria histórica , contra todo, y contra todos. No deja de ser aleccionador y quizá motivo de reflexión

*(2) Isabel de Solís, fue una esclava cristiana que se convirtió en la consorte del emir del Reino nazarí de Granada Muley Hacén en 1474.1​ La torre de la Cautiva en la Alhambra lleva este nombre en su recuerdo. Vivió en la segunda mitad del siglo XV. Era una doncella hija del alcaide de Bedmar y de la Higuera de Martos y comendador de Martos, Sancho Jiménez de Solís. Durante una de las luchas entre los cristianos y musulmanes de Granada, fue capturada el 29 de septiembre de 1471 por los nazaríes, que asesinaron a su padre, y llevada a la Alhambra.La leyenda cuenta que era una mujer muy bella y que el emir de Granada, Muley Hacén (1464-1482, 1483-1485), se enamoró perdidamente de ella. Isabel también se enamoró del sultán granadino, tanto que, con el paso del tiempo, fueron conocidos como los amantes de Granada.3​ Tras profesar la religión islámica y tomar el nombre de Zoraida (Lucero del alba), contrajo matrimonio con el monarca alrededor de 1474-75, quien la convirtió en su esposa favorita y la colmó de propiedades y un puesto privilegiado en la Corte. Buscó una residencia personal conocida como Doralcotola ubicada en la Alcazaba Cadima del Albaicín, donde residió hasta la Batalla de Lucena en 1483 donde Boabdil fue apresado y Aixa abandonó la Alhambra, siendo sustituida por Zoraida.4​Pero su otra esposa Aixa, madre de Boabdil, peleaba con Isabel de Solís por Muley Hacén. Esta relación provocó el disgusto de los abencerrajes y los celos de la sultana Aixa, quien alentó una serie de intrigas en la corte y las disputas internas que acabaron con la abdicación del monarca en su hermano, el Zagal, y posteriormente desencadenaron la toma del reino de Granada por los Reyes Católicos en 1492.4Dio a luz a dos hijos junto al emir llamados Sair y Nair, quienes fueron tratados como príncipes reales, por lo que se mantuvieron en la Corte y el monarca les dotó de bienes propios como el Cortijo de Arenales y la heredad de Dar Aldefla.4Tras el fallecimiento de Muley Hacén en 1485, Zoraida se acogió a la protección de su cuñado, el Zagal, quien le propuso matrimonio, pero ella lo rechazó. Ella y sus hijos se mantuvieron en la Alhambra hasta la capitulación del Zagal en diciembre de 1489. No obstante, su cuñado marchó a Orán, mientras que ella permaneció en Granada. Su posición quedó prácticamente irrelevante con la toma de Granada por los Reyes Católicos en 1492.4Debido a que algunos nobles granadinos instaban a sus hijos a la rebeldía, los Reyes Católicos decidieron trasladarlos a Sevilla en marzo de 1490, manteniéndoles alejados de Granada y acompañando a la Corte castellana. El 30 de abril de 1492 sus hijos y algunos criados fueron bautizados en Santa Fe por el obispo de Guadix, siendo apadrinados por Fernando el Católico, y mutando los nombres de Said y Nair por Fernando y Juan, respectivamente. Más adelante, Fernando casó Mencía de la Vega, sin descendencia, mientras que Juan fue marido de Beatriz de Sandoval y tuvo descendencia. Zoraida decidió entonces volver a su primitiva fe católica y adoptó el nombre de Isabel, siendo citada en algunos textos como Isabel de Granada. Residió en Córdoba y Sevilla.4La Corona castellana se encargó de su mantenimiento. A la muerte de Isabel la Católica en 1504, Isabel percibía 150.000 maravedíes anuales, esta cantidad se fue reduciendo con el tiempo. Sus hijos disfrutaron de medio millón de maravedíes anualmente