El Caminito del Rey es un paso construido en las paredes del desfiladero de los Gaitanes, entre los términos municipales de Ardales, Álora y Antequera, en la provincia de Málaga, comunidad autónoma de Andalucía, España. Se trata de una pasarela peatonal de más de 3 kilómetros (además de 4,8 kilómetros de accesos), adosada a la roca en el interior de un cañón, con tramos de una anchura de apenas 1 metro, colgando hasta 105 metros de altura sobre el río, en unas paredes casi verticales.

UN POCO DE HISTORIA

La Sociedad Hidroeléctrica del Chorro, propietaria de los Saltos del Gaitanejo y del Chorro, necesitaba un acceso a ambos para facilitar el paso de los operarios de mantenimiento, transporte de materiales y vigilancia. Las obras empezaron en 1901 y terminaron en 1905. El camino comenzaba junto a las vías del ferrocarril y recorría el Desfiladero de los Gaitanes. Las visitas a la zona se hicieron frecuentes mientras estaba el embalse en construcción entre 1914-1921, amigos y familiares del ingeniero jefe Rafael Benjumea, ingenieros y personas interesadas en este proyecto en general. Dada la gran belleza que se podía contemplar recorriendo el camino, Benjumea decidió mejorarlo y reformar el puente entre los dos lados del desfiladero. Estas dos paredes rocosas unidas por el denominado Balconcillo de los Gaitanes son de las más famosas de la provincia. En 1921 el rey Alfonso XIII presidió la inauguración de los Embalses Guadalhorce-Guadalteba, cruzando para ello el camino previamente construido, o al menos lo visitó. Desde entonces, se le empezó a llamar Caminito del Rey.

El paso del tiempo y la falta de mantenimiento hizo mella en el Caminito. En los años 90 presentaba un estado lamentable, con la barandilla desaparecida en casi todo su recorrido, numerosas secciones derruidas y las que quedaban amenazando con hacerlo. Precisamente su peligrosidad fue uno de los factores que contribuyó a su fama. Muchos excursionistas se dirigían a El Chorro para recorrer el Caminito. También su zona de escalada, una de las más importantes de Europa. Esto propició numerosos accidentes a lo largo de los años, algunos mortales, y acrecentó su leyenda negra.

En 1999 y 2000, se produjeron sendos accidentes mortales que costaron la vida a cuatro excursionistas. Indujeron a la Junta de Andalucía en el año 2001 a cerrar los accesos al camino, demoliendo su sección inicial. Esta medida no consiguió detener a los excursionistas, que seguían encontrando la manera de acceder a él escalando. También decretaron una multa de 6000 € por transitar tanto por el camino cortado,​ como por las vías y los túneles del tren por las que se puede volver del

Restauración

La Diputación Provincial de Málaga, en colaboración con la Junta de Andalucía, incluyó en sus presupuestos del 2006 un plan de restauración.​ En enero de 2009 salió a concurso la redacción del proyecto para su reparación,​ con un presupuesto de 5 millones de euros.9​ Las obras comenzaron en 2014 y duraron aproximadamente un año.

El camino rehabilitado se abrió al público el 28 de marzo de 2015.10​ Lonely Planet lo eligió uno de los mejores sitios para visitar en 2015.​ La descripción de la ruta y el track GPS se encuentra en Wikiloc, que también incluye referencias a numerosa información, fotos y vídeos que ayudarán al visitante.

En mayo de 2017 se dotó de cobertura 4G a todo el tramo del Caminito​ y actualmente se está construyendo un centro de visitantes cerca de la entrada sur (El Chorro) que incluirá un punto de información y souvenirs, una cafetería, aseos y 200 plazas de aparcamiento para coches y 17 para autobuses.​ Las obras terminaron en enero de 2018 y se estima que el centro abra sus puertas tras la Semana Santa de 2018, cediéndose al municipio de Ardales.

La Diputación de Málaga ha puesto en marcha la campaña de adhesiones para la declaración del Caminito del Rey y su entorno como Patrimonio de la Humanidad de la Unesco. La candidatura que se ha preparado incluye siete hitos bajo el nexo de la singularidad geográfica y natural del enclave, la presencia humana desde la Prehistoria y el patrimonio industrial. Entre ellos figuran el paraje natural del Desfiladero de los Gaitanes, las presas de El Chorro, las pasarelas del Caminito, la cueva de Ardales, la necrópolis de las Aguilillas y la iglesia mozárabe de Bobastro.

Libro Unesco

PRESA DEL CONDE DE GUADALHORCE

El río Turón es uno de los principales aportes de agua potable a Málaga, nace en la cara norte de la Sierra de las Nieves y recorre los término de El Burgo y los Ardales.

Antes de su entrada al Desfiladero de los Gaitanes se unen a los ríos Guadalteba y Guadalhorce. Desde principios del siglo XX se materializaron los proyectos de regularización de estos ríos. Siendo la obra de construcción de la presa de El Chorro, la que por su magnitud y capacidad de embalse, la que centró los esfuerzos hasta 1921, fecha de la visita del el rey Don Alfonso III para colocar la última piedra.

Iniciada la construcción por el ingeniero Rafael Benjumea Burín en otoño de 1914, empleando hormigón ciclópeo cuyas cara exteriores se recubren en sillares de canteros, sus dimensiones son 75m de alto y más 50 de ancho en su base, el arco que forma mide 130m y su capacidad actual es de 86 Hm3, su longitud afecta a 12 km del río Turón. Para su construcción se utilizaron por primera vez la maquinaria eléctrica y técnicas constructivas de vanguardia.

Las obras hidroeléctricas en el Chorro impresionaron tanto al monarca que cambió el nombre de la presa y otorgó el título nobiliario de Iº Conde de Guadalhorce a Benjumea. En la base de la obra se construyó una central hidroeléctrica que fue la primera que tenía un circuito reversible, pudiendo almacenar agua porque sus turbinas podían actuar como bombas impulsoras. Junto a la obra se conserva el Sillón del Rey como recuerdo de la presencia del monarca en esta barriada de Ardales.

EL FERROCARRIL Y EL CAMINITO DEL REY

Las primeras iniciativas para la construcción de una línea de ferrocarril que conectase Córdoba con Málaga se inician a mediados de los años 40 del siglo XIX, creándose una comisión para los trabajos previos a partir de 1851, en la que participaron Jorge Loring, Martín Larios, Joaquín Ferrer, José Hernández Varela y Enrique de Sandoval, todos ellos prohombres de la sociedad malagueña. Sólo a partir de la promulgación de la ley del Ferrocarril de 1855, tras la concesión de explotación a Jorge Loring en 1859 y la constitución de una sociedad de capital variado en la que intervenían la alta burguesía malagueña, los ayuntamientos involucrados en el trazado y capitales franceses, catalanes e ingleses, pudieron iniciarse los trabajos en marzo de 1860. En el año 1866 finalizaba la construcción de la línea férrea Málaga-Córdoba y se unían de este modo las ricas campiñas del interior y las reservas de carbón de las minas de Belmez y Espiel, con la ciudad mediterránea y las fábricas de “La Constancia” de la familia Loring.

Esta línea cubría un total de 192 kilómetros a través de terrenos fértiles poblados de olivos, tierras de labor y prados. En este trayecto se construyeron 17 túneles, 8 viaductos y 18 puentes que atravesaban por poblaciones tan importantes Fernán Núñez, Montilla, Aguilar de la Frontera, Puente Genil, y ya en la provincia de Málaga Bobadilla, Gobantes, El Chorro, las Mellizas, Álora, Pizarra, Cártama, Los Remedios y Campanillas. Una parte importante de los túneles, puentes y viaductos se agrupaban precisamente en el Desfiladero de los Gaitanes, donde la obEstación del Chorrora cobró una especial dificultad debido a lo arriscado del terreno que resultaba difícil incluso para el tránsito de caballerías. En esta zona, el tren discurre por la margen izquierda del río Guadalhorce, atravesando el Desfiladero prácticamente a la misma altura que el Caminito del Rey.